Acá en Mango y en el mundo pasa una cosa, bueno pasan muchas, y entre todo lo que pasa es importante y completamente innecesario rescatar algo.

 

TODOS SOMOS UNOS INTENSOS.

 

Todos tenemos algo que nos intensea, que nos pone hasta arriba, con lo que nuestro corazón late a 1000xhr y con lo que queremos correr y seguir corriendo. Y esto es bueno, esto da vida ¿Qué nos vuelve un algo locos? Sí, eso es cierto, nos volvemos un algo locos.

Pero, ¿qué es la vida sin tantita locura? ¿Qué es la vida sin intensidad?

Y he tenido suerte, he tenido siempre compañeros en mis locuras e intensidades, desde mis papás que asumieron mi intensidad como un talento y no como una reverenda patada en los huevos, que no me dejaron creerme ansiosa, pero si intensa. Mis amigas y amigos que entienden que todo se vive al máximo, que si vamos a salir vamos a salir, que si vamos a llorar vamos a llorar bien llorado, que todo es a full, que me soportan y no se hartan. Y hasta mis jefes y compañeros de trabajo que entienden que puedo ser intensa pero distraída al mismo tiempo. Que no se complican en tratar de entender mi funcionamiento interno pero si lo saben vivir conmigo.

 

Y esta intensidad viene acompañada del otro lado. Porque si no todo en la vida sería perfecto. Y que aburrido sería esto. Las caídas también duelen, y duelen mucho. Y los errores se cometen, las cagadas ahí están a la orden del día y cómo buena intensa que soy, esos son los que más pesan y de los que más le aprendo y lamentablemente los que más se quedan. Esos errores son los que muchas veces no me dejan dormir y los que solitos cómo maquina descompuesta están en un loop eterno en mi cabeza.

 

Y entonces… ¿por qué alguien con la intensidad tan tatuada no se buscó mejor una intensidad siendo maestra de yoga, o maratonista o algo que equilibrara poquito el desmadre interno?

 

La vida en Mango me deja vivir esa intensidad, y compartirla con la bola de intensos que conforman un buen crew, un crew chingón. Me deja correr a 1000xhr pero con todo un equipo en el que ninguno suelta al otro, que a veces dan ganas, a lo mejor, pero acá se hunde uno y nos hundimos todos, por eso cada rodaje es un bonito maratón, algunos más cansados que otros. En este mundo en el que vivo creo indispensable admirar y yo no me canso de admirar a mis compañeros y amigos, a todos y a cada uno de ellos, a todos les aprendo siempre, todos me saben dar consejos, todos me ayudan a crecer y creer.

 

Ahora me gustaría armarles una lista de las 10 cosas para no volvernos completa y absolutamente locos, pero todavía no encuentro las otras 7. Entonces compartiré las primeras 3.

 

  1. No te castigues. Vas a cometer muchos errores. MUCHOS. MUCHOOOS. Y pues es parte de la vida y es parte de aprender, mejor analiza y reflexiónalos y busca como esos errores se conviertan en escalones.
  2. Disfruta tu intensidad, que sea un súper poder y que si te dicen “ay que intensa/o” pues tu digas “gracias”.
  3. Toma agua.

 

Prometo buscar las 7 que me faltan y compartirlas cuando las tenga, si ya ustedes tienen algo lo pueden compartir y se los agradecería mucho.

 

Les deseo mucha intensidad, locura y la cantidad necesaria de drama.

Y acá les comparto una rolita amena…

Val.

Comments (0)

Leave a reply

Should you ever have a question, please dont hesitate to send a message or reach out on our social media.
More News
  • 2 May 2019
  • 0
Ir a un festival significa armarte de valor. Significa estar dispuesto a sacrificar tu espacio personal, comodidad, higiene y hasta tu dinero. Chelas de $100,...
  • 24 May 2019
  • 0
Eddie y yo tenemos la tradición de darle una palabra al año cuando apenas arranca.   La del 2017 fue Anagnorisis. La del 2018 fue...
  • 24 Oct 2017
  • 0
Soy muy fan de los videos musicales por la simple razón de que amo la música y amo todo lo audiovisual. Entonces decidí hacer una...